subir página

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
Get Adobe Flash player

Las mujeres tuvieron un rol más que importante en la vida de las Fronteras. Aquella idea de un mundo masculino es, además de inexacta, una proyección de un romanticismo de corte europeo que contradice el cuerpo documental. Las mujeres que poblaban la campaña constituían un número significativo. No sólo fueron las madres de aquel sinnúmero de niños que se encontraban en la campaña, y del que los viajeros europeos dieron cuenta, si no que además, trabajaban en paridad de condiciones con el hombre. Aquella divisoria entre mundo masculino y sexo débil es una distinción mucho más cercana en el tiempo y que obedece a otros fines.

La vida cotidiana de los Fuertes y Fortines, como toda la vida de la campaña y los espacios de frontera, necesitaba del trabajo contínuo y ordenado. Las mujeres se desplazaban con los hombres y en más de una ocasión eran de temer por sus reacciones. Si era necesario la mujer peleaba, araba, cosechaba o indicaba funciones a noveles milicanos; además, claro está, de inaugurar, o cerrar, círculos de troca de bienes, servicios e ideas entre distintos sectores de la población de la campaña.

No pensar en las mujeres cumpliendo un rol en aquella sociedad equivale no sólo a reducir y falsear la Historia en sí misma si no qué, mucho peor aún, se incurren en desvíos normativos de interpretación que aluden más a nuestro presente que al pasado que intentamos conocer por distintas vías.

 

por Carlos D. Paz